Más de dos decenas de activistas de Greenpeace invadieron el miércoles las oficinas en Río de Janeiro de OGX Brasil, una empresa se servicios petroleros y construcción de naves controlada por el multimillonario brasileño Eike Batista.

Algunos de los manifestantes se disfrazaron de ballenas jorobadas. Otros manifestantes, que imitaban a Batista con máscaras y trajes formales, lanzaban petróleo.

Ricardo Baitelo, coordinador de la campaña de energía de Greenpeace en Brasil, dijo que el grupo quiere impedir que las empresas como OGX hagan exploraciones petroleras cerca del parque nacional Abrolhos.

El parque incluye cinco islas con vida marina de gran diversidad. Las ballenas jorobadas acuden a la zona en julio para empezar a reproducirse.

Voceros de OGX dijeron que no tenían declaraciones de inmediato.