El gobierno uruguayo destacó los avances en la relación con Argentina pero cuestionó la decisión del gobierno de Cristina Fernández de cobrar un elevado peaje por el uso de sus líneas de transmisión para transportar energía procedente de Paraguay.

"Estamos en un período de avances concretos no sólo en el área comercial sino también en el área de infraestructura física, energética e integración productiva", dijo el martes el ministro de Industria, Roberto Kreimerman, en declaraciones a radio Carve.

Admitió, sin embargo, que están estancadas las negociaciones con Paraguay para la compra de energía eléctrica por la decisión de Argentina de cobrar un peaje de 48 dólares por megavatio, considerado abusivo por las autoridades paraguayas.

"El avance es más lento de lo deseado, pero esperemos que en poco plazo la situación se solucione", dijo Kreimerman.

El dos veces presidente uruguayo Julio Sanguinetti declaró a radio El Espectador que la compra de energía a Paraguay "es algo fundamental y no puedo entender que Argentina la esté parando".

Sobre la visita de Fernández el lunes al departamento uruguayo de Salto, donde se inauguró una línea ferroviaria que une ambos países, Sanguinetti dijo que fue sólo "un gesto". "Me hubiera gustado más que se resolviera la compra de energía eléctrica a Paraguay", indicó.