Los trabajadores de la Minera Aratirí, propiedad de la india Zamin Ferrous, marcharon hoy por el centro de Montevideo para reclamar seguridad laboral debido a que la compañía bajó recientemente la prioridad de un proyecto millonario.

"Estamos negociando con la empresa para salvaguardar los puestos de trabajo visto el enlentecimiento que tendrá la inversión de Aratirí", destacó a Efe Marcelo Abdala, secretario general de la Unión Nacional de Trabajadores del Metal y Ramas Afines (Untmra).

El dirigente sindical dijo ser "optimista" en llegar a un acuerdo que "contemple el objetivo de rentabilidad de la empresa con el deseo de los trabajadores de salvaguardar sus puestos de trabajo".

En las negociaciones se maneja la posibilidad de que un número no definido de trabajadores pase al seguro de desempleo.

La empresa india Zamin Ferrous le quitó a principios de agosto la prioridad a su proyecto en Uruguay denominado Minera Aratirí para la explotación de varias minas de hierro con una inversión inicial de 1.000 millones de dólares.

"El proyecto no se cae pero dejó de tener la velocidad que tenía", dijo entonces el gerente general de la compañía, Fernando Puntigliano.

Zamin Ferrous decidió bajar del primer al cuarto lugar la prioridad para la Minera Aratirí molesta por la demora en la aprobación de permisos y la solicitud de ampliación de información dispuesta por el Gobierno del presidente José Mujica.

El gerente explicó que la empresa detendrá la importación de maquinarias y otras inversiones.

"Vamos a esperar a presentar todos los papeles correspondientes para seguir avanzando", dijo.

Puntigliano explicó que la pérdida de prioridad significa reducir la inversión inicial que tenía planeada la empresa "entre el 50 y el 70 por ciento", aunque explicó que estos porcentajes se invertirán luego.

El proyecto de la Minera Aratirí, que al finalizar supondría una inversión de 3.000 millones de dólares, incluye la construcción de un complejo minero de 6.210 hectáreas en los departamentos de Durazno y Florida, un mineroducto de 212 kilómetros de largo a través de ambos departamentos además de Lavalleja, Treinta y Tres y Rocha, y en este último una terminal portuaria en el océano Atlántico para exportar 18 millones de toneladas de hierro al año.

La posibilidad de que se cree un gran complejo minero a cielo abierto en Uruguay genera polémica a nivel político, incluso en la interna de la gobernante coalición de izquierda Frente Amplio, y productores rurales protestaron meses atrás en el Parlamento para denunciar los perjuicios y riesgos que les generará.