Fuerzas de seguridad mataron a siete personas el martes al disparar mientras trataban de dispersar a miles de manifestantes que participan en una protesta contra el régimen de Siria en el primero de tres días de festividades musulmanas, dijeron activistas sirios.

El martes es el primer día del Eid al-Fitr, que marca el fin del mes sagrado musulmán de ayuno del Ramadán.

Los activistas dijeron que las fuerzas de seguridad dispararon en contra de los manifestantes en la sureña provincia de Dará, en la ciudad de Homs y en suburbios de Damasco luego de las oraciones matutinas que marcan el Eid al-Fitr.

"Eid es cuando el régimen se marcha", leía una pancarta sostenida por los manifestantes en la ciudad de Dará, donde estalló la revuelta contra el régimen autocrático del presidente Bashar Assad, hace cinco meses.

La red de activistas Comité de Coordinación Local dijo que seis manifestantes murieron en Dará y otro en Homs. Un activista en Dará confirmó las seis muertes en esa provincia y detalló que cuatro de las víctimas murieron en la aldea de al-Harra y las otras dos en Inkhil.

El grupo dijo que entre las víctimas en al-Harra había un niño de 13 años.

El grupo Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres, también informó de tiroteos en el distrito capitalino de Qaboun, donde fueron heridas cinco personas.

La agencia de noticias estatal SANA dijo que Assad participó en las oraciones del feriado Eid en la mezquita Hafez Assad, que lleva el nombre de su padre que gobernó Siria con mano de hierro durante tres décadas hasta su muerte en el 2000.

Los musulmanes devotos tradicionalmente acuden a los cementerios para orar por los muertos en el primer día del Eid, y los niños visten ropa y calzado nuevos, se cortan el cabello y reciben juguetes por las festividades.

Grupos de derechos humanos indican que las fuerzas del presidente Bashar Assad han matado a más de 2.000 civiles desde el inicio de los levantamientos en marzo.