Diecinueve mineros fueron sacados con vida el martes tras permanecer atrapados bajo tierra durante una semana al noreste de China, donde los rescatistas buscan a tres trabajadores que siguen perdidos.

Veintiséis mineros quedaron atrapados en galerías relativamente cerca de la superficie cuando el agua inundó un pozo el 23 de agosto desde una mina adyacente que se había anegado. Tres hombres fueron sacados con vida el sábado y un cadáver fue recuperado.

Los más recientes rescates comenzaron el martes por la mañana cuando las brigadas que usaban cascos colocaron a cada uno de los hombres atrapados en una camilla, con los rostros negros de polvo de carbón y los ojos cubiertos para evitar la exposición dañina al sol después de permanecer tanto tiempo en la oscuridad.

Wang Xiankui, gobernador de la provincia de Heilongjiang, donde está la mina Hengtai, saludó a cada uno de los 19 mineros y les aseguró que continuaban los trabajos de rescate.

"Estamos haciendo todo lo que podemos para salvar a sus colegas", dijo Wang en un video transmitido por la cadena CCTV.

Los sobrevivientes, que fueron hospitalizados en condición estable, pudieron mantener sus cascos con lámparas operando durante las 165 horas que estuvieron atrapados. Los mineros se mantuvieron con agua que goteaba del techo y después con paquetes de nutrición que les enviaban desde 280 metros de altura (920 pies) a través de la roca perforada, lo cual también permitió la entrada de aire fresco.

En 2007 se ordenó el cierre de la mina pero fue reabierta sin permiso el 16 de agosto. Siete funcionarios fueron detenidos por la operación de la mina y el gobernante del condado Boli y su subordinado fueron removidos de sus puestos.