La reina Isabel II ofrece un puesto interesante: jefe de jardineros para ocuparse de los terrenos del castillo de Balmoral, su casa de descanso en Escocia.

Es un puesto prestigioso, responsable, y ofrece una vivienda en los enormes terrenos del castillo.

El aviso pide a una persona motivada, buena administradora, que requiera escasa supervisión.

La propiedad de algo más de 20.000 hectáreas (50.000 acres) 835 kilómetros (520 millas) al norte de Londres fue adquirida por la reina Victoria en 1848, y desde entonces sirve de residencia de la familia real en Escocia. Victoria la llamaba su "paraíso en las tierras altas".

Es propiedad privada de la reina.