Violentas protestas que protagonizaron el martes los partidarios de un líder juvenil revoltoso reflejan una lucha por el poder que podría determinar el futuro del presidente sudafricano, Jacob Zuma, y el hombre que contribuyó a catapultarlo al poder, el jefe de la liga juvenil Julius Malema.

Los manifestantes quemaron banderas del Congreso Nacional Africano, en el gobierno y corrieron por las calles del centro de Johanesburgo portando camisetas en llamas con la imagen del presidente Zuma. "¡Que se vaya Zuma!", gritaron.

Cuando los manifestantes empezaron a arrojar piedras y botellas, la Policía respondió con granadas de estruendo y cañones hídricos. Más adelante apelaron a balas de goma para que los manifestantes se bajaran del techo de un vehículo blindado.

El motivo de la demostración del martes fue el comienzo de una audiencia disciplinaria a Malema y otros cinco dirigentes juveniles acusados de desacreditar el CNA con sus llamamientos a desplazar el gobierno democrático de la vecina Botsuana. Enfrentan penas de expulsión o suspensión del partido.

Los analistas opinan que la audiencia es un pretexto para enfrentar el poder creciente de Malema, que ha movilizado a los jóvenes desilusionados y desempleados con demandas de que el gobierno nacionalice el sector minero y confisque granjas de propietarios blancos para entregarlas a campesinos negros.

Malema, de 30 años, sostiene que ése es el único modo de contrarrestar la creciente desigualdad y pobreza en la nación más rica del Africa y de distribuir más equitativamente la riqueza que sigue en manos de la minoría blanca y unos pocos miles de negros que se han enriquecido principalmente por los contratos del gobierno.

Malema dijo a la prensa que la audiencia disciplinaria "no demora nuestra lucha económica. La vemos como un revés para la revolución que buscamos. Seguiremos presionando por la libertad económica".

La audiencia que comenzó el martes y podría durar días es respuesta a un anuncio de la liga juvenil, el mes pasado, que enviaría un comité para trabajar con los partidos de la oposición en Botsuana contra el presidente Ian Khama elegido democráticamente. Acusan a Khama de cooperar con "imperialistas".

Malema dijo que la liga juvenil contribuiría a lograr un "cambio de régimen" en Botsuana.