El hermano de una joven paraguaya secuestrada pidió el miércoles a sus captores que la traten bien porque sufre problemas de salud.

"Mi hermana Dalia Scappini de 31 años y soltera fue plagiada el martes temprano (en un barrio de Asunción) al salir de la casa materna rumbo a su oficina en la multinacional 3M", dijo Alberto Scappini en conferencia de prensa.

Scappini pidió a los secuestradores que adquieran en cualquier droguería "un antialérgico para las vías respiratorias y otro medicamento para tratar un problema de las tiroides para que mi hermana no sufra inconvenientes de salud. Les pido que la traten bien... También les pido que hagan de este secuestro algo breve".

Scappini se negó a dar mayores detalles de las dos comunicaciones telefónicas mantenidas el martes con los captores de su hermana, limitándose a señalar que la familia espera un nuevo contacto.

En tanto, Emilio Camacho, asesor jurídico del palacio de Gobierno, recordó que está "en plena vigencia la ley antisecuestro que produce un embargo inmediato de los bienes de una persona plagiada para evitar la extorsión". La norma fue promulgada por el presidente Fernando Lugo en junio de 2010.

Scappini aclaró que su hermana no posee bienes y que es "sólo empleada de la empresa 3M".

El último secuestro había sido a fines de 2009, cuando el grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) plagió a un hacendado del norte del país por cuya liberación en enero de 2010 cobró 550.000 dólares, según las autoridades.