El gobierno paraguayo advirtió el martes al Congreso sobre los riesgos de un eventual cese de pagos de la deuda similar al registrado en 2002 si continúa la práctica unilateral de incrementar el presupuesto nacional de gastos sin fuente de financiación.

El presidente Fernando Lugo presentó en agosto de 2010 el proyecto de ley de presupuesto de la nación para 2011 con un gasto estimado en 8.000 millones de dólares, pero debido a las ampliaciones ordenadas por los legisladores sin acuerdo del Poder Ejecutivo el gasto ascendió a 10.000 millones de dólares.

"Esas iniciativas parlamentarias, sin fuente de financiación, nos causan preocupación porque existen riesgos de una crisis financiera o de una cesación de pagos como ocurriera en 2002", dijo el ministro de Economía Dionisio Borda, en un acto transmitido por la estatal radio Nacional.

El funcionario explicó que los parlamentarios que integran la comisión bicameral encargada de la aprobación y modificación del presupuesto aumentaron el gasto unilateralmente en 2.000 millones de dólares.

Organizaciones de campesinos sin tierra, agrupaciones sin casa propia y sindicatos de los diez ministerios, anualmente visitan a la comisión bicameral de presupuesto para reclamar dinero para sus planes sociales o mejoras salariales.

En 2002 durante la presidencia de Luis González Macchi del Partido Colorado, en la actualidad en la oposición, Paraguay postergó el pago de sus compromisos internacionales ante la falta de fondos debido al desorden institucional.

Borda criticó además al Congreso y al Poder Judicial por autoasignarse la condición de autonomía financiera sin conocer la disponibilidad de dinero que administra el gobierno a través de su ministerio.

No obstante, Borda informó estar al día en el pago de las cuotas de capital e intereses de la deuda externa que asciende a 2.306 millones de dólares, cifra menor a las reservas internacionales del Banco Central, que hasta julio alcanzaban 5.300 millones de dólares, suma nunca antes registrada en la historia de las finanzas públicas de Paraguay.

El presidente del Banco Central, Jorge Corvalán, destacó que "las reservas internacionales otorgan un blindaje a las finanzas de Paraguay frente a eventuales crisis internacionales como las que afectaron a Europa y Estados Unidos", según informó la estatal agencia de noticias Ipparaguay.

"Tenemos ocho años continuados de superavit fiscal que también ayudan al blindaje", sostuvo.

Ningún legislador o ministro de la Corte Suprema de Justicia hizo comentarios.