El entrenador brasileño Ricardo Gomes, quien sufrió una obstrucción arterial cerebral, dio resultados positivos en los exámenes realizados el martes y no necesitará una nueva operación, informaron los médicos que atienden al técnico del Vasco da Gama.

Según los médicos, Gomes fue sometido a un examen llamado angiotomografía, que mapea los vasos sanguíneos del cerebro, y la prueba descartó la presencia de una aneurisma.

"Ese resultado es bastante satisfactorio, indica que posiblemente no habrá necesidad de una nueva intervención quirúrgica por el momento", expresó en conferencia de prensa el neurocirujano José Antonio Guasti.

El médico operó a Gomes la noche del domingo, poco después de que fue llevado de urgencia al Hospital Pasteur de Río de Janeiro cuando el técnico comenzó a dar señales de malestar en momentos que su equipo enfrentaba al Flamengo, encuentro que terminó con empate sin goles.

La intervención permitió drenar un hematoma cerebral y normalizar la presión intercraneal del entrenador.

Gomes, de 46 años, permanece sedado en la unidad de cuidados intensivos del hospital, donde respira con ayuda de aparatos. Los médicos que lo atienden consideraron que su situación es grave aunque sus funciones corporales fueron calificadas como "normales".

"Todo el trabajo de los equipos del Hospital Pasteur están orientados a la preservación de la vida del paciente, el hecho de que él esté estable es una victoria cada día", destacó el doctor Ricardo Periard, director del centro médico.

El médico clínico Fabio Miranda dijo en la conferencia de prensa que no hay plazo para retirar los sedantes de Gomes.

El entrenador del Vasco da Gama desarrolló una exitosa carrera como jugador en la selección brasileña, donde fue capitán y defensa central, y en Francia, donde fue campeón con el Paris Saint-Germain.

Como técnico fue campeón de Francia con el Paris Saint-Germain y subcampeón con el Burdeos, además de que ha entrenado a varios equipos brasileños.