Autoridades presentaron el martes a los cinco presuntos sicarios del cartel de las drogas de Los Zetas  sospechados en al ataque del casino en la ciudad de Monterrey que dejo un saldo de 52 muertes,  Los arrestados declararon que no tenían intención de matar a nadie, solo querían asustar al dueño del establecimiento

Los cinco hombres inicialmente detenidos, de entre 18 y 37 años, fueron presentados ante la prensa y la mayoría se mostró nerviosa y cabizbaja.

El atentado ocurrió el 25 de agosto en Monterrey, capital de Nuevo León, y llevó al gobierno federal a declarar luto nacional por tres días y ofrecer una recompensa de 30 millones de pesos (unos 2,4 millones de dólares) por información sobre los responsables.

El gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, ha dicho que la principal hipótesis es que el ataque no era contra la población civil sino motivada por la extorsión a los dueños del local, quienes se habrían negado a ser extorsionados y en represalia Los Zetas fueron a incendiar el lugar.

El procurador estatal Adrián de la Garza informó el martes que se solicitará a un juez una orden para mantener en prisión preventiva a los cinco sospechosos mientras se fortalecen las investigaciones.

Dijo que ya tienen a otras personas identificadas que son buscadas por autoridades estatales y federales, aunque evitó dar más información.

El gobierno federal señaló la semana pasada que el Casino Royale era propiedad de la empresa Atracciones y Emociones Vallarta S.A. de C.V, aunque hay versiones de que el lugar era operado por al menos otra compañía.

De la Garza dijo que uno de los supuestos propietarios del casino al parecer salió del país, aunque afirmó que ya se giraron órdenes de búsqueda y localización.

Monterrey ha visto en los últimos meses un incremento de la violencia, que las autoridades atribuyen a una disputa entre los carteles rivales de Los Zetas y el Golfo.

Más de 1.000 personas han sido asesinadas en Nuevo León en lo que va del 2011, mientras que en 2010 fueron 828 y 267 un año antes.

En todo el país, la violencia atribuida al crimen organizado ha dejado más de 35.000 muertos desde diciembre de 2006, cuando el presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva contra los carteles de las drogas.

Fuente, AP y EFE

Síguénos en twitter.com/foxnewslatino

Agreganos en facebook.com/foxnewslatino