La Asamblea Legislativa del estado de Sao Paulo citó hoy a la empresa textil Zara para que explique las denuncias que pesan sobre una proveedora de la multinacional española que emplea a trabajadores en "condiciones de esclavitud", informaron fuentes oficiales.

El representante de Zara Brasil, Enrique Huerta González, fue invitado a declarar el próximo miércoles ante la Comisión de Defensa de los Derechos de las Personas después de que el Ministerio de Trabajo de Brasil emitiese 52 actas de infracción de las normas laborales contra una proveedora de la compañía española.

Además de Huerta González, también fueron llamados los socios y administradores de la empresa AHA, proveedora de Zara, Seong Hee Lee e Cyro Leal Mendes, señaló la Asamblea Legislativa de Sao Paulo en un comunicado.

Una inspección laboral detectó el pasado mes de julio que dos talleres de Sao Paulo que fabricaban ropa para AHA, que suministra el 90 por ciento de su producción a Zara, empleaban mano de obra sometida a vigilancia intensiva y con jornadas laborales de más de doce horas.

La Superintendencia Regional de Trabajo informó entonces de que en esos dos centros se encontraban 13 hombres bolivianos, una mujer peruana y un adolescente de 14 años, lo que podía constituir un delito de trabajo infantil.

Los talleres, que se empleaban igualmente como residencia de los trabajadores, presentaban condiciones de precariedad sin respetar las normas de salud y seguridad laboral.

La citación a los representantes de Zara y de la empresa proveedora de ropas de la multinacional española fue pedida hoy por el diputado Carlos Bezerra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y fue aprobado por la Comisión de Defensa de los Derechos de las Personas.

Bezerra también solicitó la apertura de una investigación parlamentaria que indague posibles delitos de mano de obra esclava en el estado de Sao Paulo.

Al día siguiente de trascender las presuntas irregularidades cometidas por el proveedor de Zara, las autoridades brasileñas dijeron que investigan a por lo menos seis grupos textiles por comprar supuestamente piezas de firmas que emplean mano de obra en régimen de esclavitud en Sao Paulo.

Al conocer las denuncias contra AHA, el grupo Inditex, propietario de Zara, señaló que reforzará en colaboración con el Ministerio de Trabajo de Brasil la revisión del sistema de producción de sus proveedores para garantizar que sus empleados no son explotados.