Un hombre que demandó exigiendo parte de la propiedad de Facebook debe otorgar a los abogados de la red social acceso a todos los correos electrónicos que ha intercambiado desde el 2003, determinó el martes un juez federal.

El juez Richard Arcara rechazó la solicitud de Paul Ceglia de demorar el acceso de Facebook a sus correos electrónicos para así poder objetar por motivos de privacidad. Se trata del más reciente en una serie de fallos de la corte a favor de Facebook en momentos en que la empresa con sede en Palo Alto, California, y su fundador, Mark Zuckerberg, se defienden agresivamente contra los reclamos de Ceglia de que Zuckerberg firmó la cesión de la mitad de Facebook antes de que la compañía despegara.

Abogados de Facebook, empresa con un valor calculado en 50.000 millones de dólares o más, dicen que la demanda es un fraude.

La determinación del martes ocurre después que los abogados de Ceglia buscaron demorar, primero en su totalidad y después en parte, una orden del 18 agosto que lo obligaba a entregar, para el lunes, material adicional y sus cuentas de correo electrónico, además de un montón de computadoras, discos y correos electrónicos guardados que ya puso en disposición.

Cuando un juez determinó el viernes rechazar diferir la orden completa, Ceglia buscó el lunes proteger sólo sus cuentas de correo electrónico.

"En el mundo actual, la gente comúnmente discute sus asuntos más importantes y privados por correo electrónico", escribió su abogado Jeffrey Lake.

"Así pues, permitir a los expertos de los acusados indagar y leer todos los correos de Ceglia desde el 2003 indudablemente les dará un panorama de asuntos más allá del ámbito de su litigio y muy al interior de la vida privada de Ceglia, un panorama al que nadie tiene derecho y que está protegido de la curiosidad del gobierno por los componentes más consagrados de la Constitución", agregó.

La demanda de Ceglia contra Zuckerberg se basa en un contrato que él dice demuestra que cuando contrató a Zuckerberg para el proyecto de cartografía, también hizo una inversión de 1.000 dólares en el incipiente proyecto de Facebook del entonces estudiante de Harvard, bajo la condición de que sería dueño de la mitad si la empresa se ampliara.

Desde un principio, Facebook ha dicho que el contrato sometido por Ceglia fue modificado.