Desde la toma de Trípoli por los rebeldes libios, ha aumentado la evidencia de que el dictador Moamar Gadafi pudiera haber mentido acerca de la muerte de su hija adoptiva Hana en un ataque aéreo estadounidense en 1986.

El ataque alcanzó la casa de Gadafi en su cuartel en Trípoli, Bab al-Aziziya, y fue en respuesta al atentado explosivo ese mismo año contra un club nocturno en Berlín, en el que murieron dos personas y que fue auspiciado por Libia.

En aquel momento, Gadafi le mostró a reporteros estadounidenses una foto de una bebé muerta, diciendo que se trataba de su hija adoptiva Hana, en la primera mención pública de su existencia.

Casi de inmediato los diplomáticos pusieron en entredicho tal aseveración, pero Gadafi reiteró su relato durante todos estos años.

Cuando investigaciones sobre el atentado contra el avión de pasajeros de Pan Am en 1988 mostraron la responsabilidad libia en el ataque, algunos conjeturaron que Gadafi lo había ordenado para vengar la muerte de Hana.

Sin embargo, cuando los rebeldes libios tomaron Trípoli y Bab al-Aziziya la semana pasada, hallaron una habitación en la casa de Gadafi con el certificado de nacimiento de Hana y fotografías de una mujer joven con el nombre Hana escrito en la parte trasera, en posibles indicios de que ella vivió más allá de su infancia.

Un funcionario de un hospital en Trípoli dijo que Hana había trabajado allí como cirujana hasta la llegada de los rebeldes.

El martes, funcionarios suizos confirmaron que el nombre de Hana había aparecido brevemente este año en un documento del gobierno suizo con los nombres de importantes figuras libias que podían ser sancionadas.

Muchos libios piensan que Hana no murió y hablan de ello abiertamente.

Adel Shaltut, un diplomático de Libia en la ONU en Ginebra, dijo que era comúnmente conocido que Hana Gadafi no murió en el ataque estadounidense. "Todos los libios sabían desde el inicio que era una mentira", le dijo Shaltut a The Associated Press.

Sin embargo, algunos en Libia decían creer que tras la muerte de Hana, Gadafi adoptó a otra niña y le dio el mismo nombre como señal de honra a su memoria.

Aumentando el misterio, dos fotografías de la AP de la década de 1990 muestran a una muchacha adolescente identificada como Hana, hija de Gadafi. En una de ellas, la niña está junto al presidente sudafricano Nelson Mandela durante una visita de la familia a Johanesburgo en 1999. En la otra, se ve a Gadafi tocándole la nariz a una niña identificada como su hija Hana en Trípoli en 1996.

El paradero actual de Hana es desconocido. Su madre, su hermana Aisha y dos hermanos escaparon a Argelia el lunes. Se piensa que Moamar Gadafi y su hijo Seif al-Islam siguen ocultos en Libia.

___

Los periodistas de The Associated Press Jill Lawless en Londres y Frank Jordans en Ginebra contribuyeron a este despacho.