El filme político de George Clooney, "The Ides of March", inaugurará el Festival de Cine de Venecia el miércoles, durante el cual 23 películas competirán por el codiciado León de Oro, a entregarse el 10 de septiembre.

El jurado será encabezado por el director estadounidense Darren Aronofsky, ganador de dos premios León de Oro cuyo filme "Black Swan" (El cisne negro) alcanzó gran éxito en los Oscar tras su estreno en Venecia el año pasado.

"The Ides of March" narra la historia del ambicioso director de prensa de una campaña electoral, interpretado por Ryan Gosling, quien se ve en medio de un escándalo político durante los frenéticos últimos días de una primaria feroz. El filme, en el cual Philip Seymour Hoffman y Paul Giamatti interpretan directores de campañas rivales, es una adaptación de la obra de teatro "Farragut North" de Beau Willimon.

Clooney dijo que todo estaba listo para iniciar el rodaje de la película cuando Barack Obama fue elegido presidente de Estados Unidos en 2008.

"De repente, parecía ser un mal momento para una película cínica acerca de la política. Todo el mundo estaba demasiado optimista", Clooney escribió en notas al filme. "Bastó apenas un año para que todo el optimismo se evaporara y el momento parecía perfecto".

Un total de 66 filmes tendrán su estreno mundial en la 68va edición del festival de cine más viejo del mundo. Es la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial que todas la películas en los tres eventos oficiales del festival — en competencia, fuera de competencia y la sección vanguardista "Horizontes" — serán estrenos mundiales.

Casi la mitad de las películas son de habla inglesa, un indicio de cómo ha crecido el prestigio del festival desde que lo dirige Marco Mueller.

La selección también incluye "Carnage" de Roman Polanski, una adaptación de la obra teatral "God of Carnage" (Un dios salvaje) de Yasmina Reza, protagonizada por Jodie Foster, Kate Winslet y Christoph Waltz; "A Dangerous Method", un filme de David Cronenberg acerca del psicoanálisis protagonizado por Keira Knightley, Viggo Mortensen y Michael Fassbender; y "Shame", un drama del director británico Steve McQueen en cuyos créditos figuran Fassbender y Carey Mulligan.

Entre otras películas estadounidenses que compiten están el filme del fin del mundo "4:44 Last Day on Earth" de Abel Ferrara; "Dark Horse", protagonizada por Mia Farrow y Christopher Walken y dirigida por Todd Solondz; "Killer Joe", una comedia negra de William Friedkin con Matthew McConaughey en el papel titular; y la segunda película de Ami Canaan Mann, "Texas Killing Fields", una historia de asesinato protagonizada por Sam Worthington y Jessica Chastain.

Uno de los eventos más anticipados este año en Venecia es la segunda película de Madonna, "W.E." El filme, que se estrenará fuera de competencia el jueves, alterna entre la relación sentimental de una mujer moderna (Abbie Cornish) y la relación entre la estadounidense Wallis Simpson y el rey británico Eduardo VIII, quien abdicó el trono por amor en los años 30.

Al Pacino presenta un filme biográfico fuera de competencia, "Wilde Salome", una de siete películas estadounidenses que se verán en diversos eventos. Protagonizada por Jessica Chastain, "Wilde Salome" es una exploración de la obra de Oscar Wilde que es en parte documental y en parte drama, como lo fue la cinta de Pacino "Looking for Richard" (En busca de Ricardo III, 1996).

Mueller también mantiene su fuerte compromiso con el cine asiático este año, con una película japonesa, una taiwanesa y dos de Hong Kong en la competencia.

"Warriors of the Rainbow: Seedig Bale", del director taiwanes Wei Te-sheng, ha generado esperanzas de que el sector de cine de la isla está listo para reflorecer tras dos décadas de estancamiento. La película épica de cuatro horas acerca de un levantamiento indígena en 1930 contra los gobernantes japoneses de Taiwán fue producida durante 10 años y tuvo un presupuesto de 24 millones de dólares, lo cual es gigantesco para el cine taiwanés.

"Life Without Principle", del cineasta de Hong Kong Johnnie To, fue anunciada como una película de sorpresa — y el festival ha señalado que habrá otra película sorpresa.

Las películas sorpresas han sido una parte constante del festival de Venecia desde que Mueller tomo las riendas en 2004. Con frecuencia, se anuncian después que abre el festival debido a sensibilidades políticas o agendas de rodaje.