Los miembros de la Reserva Federal (Fed, banco central) de EE.UU. discutieron en una reunión este mes acerca de un nuevo posible paquete de estímulo monetario para apoyar el "débil crecimiento" económico mostrado por el país en la primera mitad del año, según las actas del encuentro divulgadas hoy.

"En el debate sobre política monetaria, la mayoría de los miembros reconoció que las perspectivas económicas se han deteriorado lo suficiente para justificar una respuesta", indicaron las actas de la reunión de agosto del Comité federal de Mercado Abierto, el órgano de la Fed que fija la política monetaria.

No obstante, y pese a "considerar una compra adicional de bonos por parte de algunos participantes", el comité decidió señalar en su comunicado su intención de mantener los tipos de interés entre el 0 y el 0,25 por ciento hasta mediados de 2013, rango en el que se mantienen desde diciembre de 2008.

Las actas revelaron, asimismo, un cierto escepticismo y posturas divididas ante las herramientas a disposición del organismo encabezado por Ben Bernanke para hacer frente a la lánguida recuperación económica.

"Mientras que todos coincidieron en asegurar que la política monetaria no podría enfrentar completamente las varias presiones sobre la economía, la mayoría de los miembros pensaron que podría contribuir de manera importante", señaló el documento.

En su segundo informe sobre la evolución del producto interno bruto (PIB) de EE.UU. entre abril y junio, el Departamento de Comercio revisó a la baja su primer cálculo de un crecimiento del 1,3 % y la ubicó en el 1 %.

La Fed ya ha rebajado en dos ocasiones sus previsiones a lo largo de este año.

Algunos de los miembros argumentaron la necesidad de nuevos estímulos dado que "la inflación se había moderado en los meses recientes y los sondeos sobre expectativas de inflación a largo plazo permanecían estables".

Además, las previsiones apuntan que la tasa de desempleo, que cerró julio en un 9,1 %, se mantendrá en niveles altos "hasta finales del próximo año", ya que el mercado laboral "se había deteriorado en los últimos meses".

A finales de junio, la Fed concluyó el programa extraordinario de adquisición en bonos del Tesoro, por valor de 600.000 millones de dólares, y algunos analistas han valorado de la posibilidad de que ponga en marcha un nuevo paquete de estímulo.

La próxima reunión del Comité Abierto de la Fed se celebrará los días 20 y 21 de septiembre, en lugar de uno solo como se tenía previsto en un principio, para "permitir un debate más completo" sobre las medidas a tomar, según dijo Bernanke el pasado viernes en la reunión informal de banqueros centrales en Jackson Hole (Wyoming).