El presidente que resulte electo en los comicios del próximo 11 de septiembre en Guatemala será el que decida sobre la extradición del exmandatario Alfonso Portillo a Estados Unidos, según se desprende de declaraciones hechas hoy por el actual jefe de Estado, Álvaro Colom.

Durante una gira de trabajo por el departamento occidental de Chimaltenango, Colom comentó a periodistas que no cree que a él le toque firmar la extradición de Portillo, reclamado por los Estados Unidos por conspiración para el lavado de 70 millones de dólares.

El presidente dijo que los abogados están analizando el expediente del caso del expresidente, cuya extradición quedó en firme el pasado viernes por un fallo unánime de los magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC), la máxima instancia jurídica de Guatemala.

En las declaraciones difundidas por la estatal Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN), Colom explicó que a él le compete cumplir con el debido proceso, pero que debido al trámite administrativo que lleva el caso no cree que la decisión de firmar la extradición le toque a él.

"Es probable que la extradición deba ser firmada por el próximo presidente", acotó.

Sin embargo, Colom ha manifestado en reiteradas ocasiones que está dispuesto a firmar la extradición de Portillo, que gobernó el país entre 2000 y 2004.

Guatemala celebrará elecciones generales el próximo 11 de septiembre para elegir, entre otros, al sucesor de Colom, que entregará el poder el 14 de enero de 2012.

El general retirado Otto Pérez Molina, del derechista Partido Patriota (PP), favorito en las encuestas, dijo hoy a Efe que de ganar la Presidencia hará cumplir la ley y que firmaría la extradición de Portillo.

"Tengo el compromiso moral de hacerlo porque fui yo, hace cinco años, quien pedí al fiscal general que iniciara el juicio contra Portillo", señaló.

Según la legislación del país centroamericano, una vez que los tribunales autoricen una extradición para que un guatemalteco sea juzgado en otro país y se agoten todas las instancias legales la última palabra la tendrá el presidente de turno.

El pasado viernes la CC, la máxima instancia jurídica de Guatemala, confirmó la extradición de Portillo, que ya había sido autorizada con anterioridad por un Tribunal de Sentencia y la Cámara Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Por unanimidad los magistrados del máximo tribunal del país emitieron un fallo inapelable por medio del cual rechazaron la apelación del expresidente, que considera ilegal su extradición a los Estados Unidos.

El abogado Telesforo Guerra, defensor del exmandatario, dijo a medios locales el pasado viernes que el fallo de la Corte de Constitucionalidad "no estuvo apegado a derecho" porque las autoridades estadounidenses no presentaron pruebas contundentes en contra de su cliente.

La extradición de Portillo a los Estados Unidos fue promovida por la Fiscalía de Nueva York, que reclama al ex mandatario por supuestamente haber utilizado el sistema bancario estadounidense para lavar más de 70 millones de dólares que habrían sido desfalcados de las arcas del Estado guatemalteco.

La Justicia de Francia también tiene abierta una investigación en contra de Portillo, a quien acusan de que -al igual que en los Estados Unidos- utilizó el sistema financiero y bancario galo para lavar fuertes sumas de dinero del erario público de Guatemala.