La comisión de Economía del Parlamento Europeo (PE) debatirá mañana un informe que aboga por establecer unos estándares mínimos de solvencia para los consumidores europeos que piden una hipoteca para así protegerlos de denegaciones injustificadas.

El texto, del que es ponente el eurodiputado español Antolín Sánchez Presedo, también busca mejorar la competencia en el sector, pues según se denuncia en el informe tres de cada cuatro hipotecas las conceden los mismos grandes prestamistas de cada Estado miembro de la Unión Europea (UE).

La concesión y contratación "irresponsable" de préstamos "es la razón última del endeudamiento excesivo y una de las principales causas de la crisis financiera", apunta el informe.

La futura propuesta del Parlamento y el Consejo europeos, si consigue proseguir en el trámite parlamentario, establecería unos criterios parejos en toda la UE que la evaluación de los prestamistas a la hora de conceder un crédito hipotecario siguiese unas mínimas normas recomendadas "para proteger a los consumidores frente a denegación de crédito arbitrarias o injustificadas".

Sánchez Presedo ha elaborado el informe a partir de una consulta pública elaborada en 2009 por la Comisión Europea y en colaboración con el equipo del comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier.

Para el 70 % de los ciudadanos comunitarios, las hipotecas son el compromiso financiero más importante y prolongado de su vida.

En 2009, el valor total de los créditos hipotecarios ascendió a 6.126 millones de euros, es decir, el 52% del producto interior bruto (PIB) de la UE.

Aunque la mayoría de hipotecas las conceden entidades crediticias, en al menos cinco países miembros los pequeños prestamistas representan el 12 % del mercado.