El Festival Internacional de Cine de Venecia ultima hoy los preparativos para el gran despliegue efectista de innumerables rostros populares de su 68 edición, toda una "artillería pesada" con estrellas como Madonna o George Clooney que volverá a llenar de glamour su alfombra roja.

Tanto la "reina del pop" como el actor estadounidense son dos de los nombres de estrellas que incluye la cartelera del certamen cinematográfico italiano, que se celebrará desde mañana y hasta el 10 de septiembre y en el que, como todos los años, se apura hasta la víspera para dar los últimos retoques.

Clooney será uno de los primeros platos fuertes, pues es el encargado de abrir mañana la sección oficial a concurso -en la que se compite por el León de Oro a la Mejor Película- con su cuarto trabajo como director, "The Ides of March", en el que también participa como actor y guionista y que cuenta con los actores Ryan Gosling y Philip Seymour Hoffman.

Esta historia de un joven e idealista experto en comunicación que trabaja para un candidato a la presidencia de EEUU supondrá además la vuelta de Clooney al mismo escenario, el Festival de Venecia, en el que en 2009 presentara en público a su ya exnovia, la italiana Elisabetta Canalis.

Según ha informado la organización de "la Mostra", Clooney llegó hoy mismo a la Ciudad de los Canales para presentar mañana su filme, un acto al que se añade el morbo de comprobar si finalmente se hará realidad la frase con la que emplazó a la prensa italiana hace unas semanas: "Nos veremos en Venecia. Yo seré aquel con el esmoquin y una nueva chica", dijo el actor.

El jueves está previsto que Madonna presente fuera de concurso su segundo trabajo como directora, "W.E.", filme basado en la historia de amor del rey inglés Eduardo VIII y la estadounidense Wallis Simpson y que servirá a la cantante para volver al escenario en el que rodó el vídeo de su popular tema "Like a Virgin" en 1984.

Y como de monarquía va el asunto, la "reina del pop" se ha mostrado ya dispuesta a darse todo un baño de multitudes al pretender recorrer a pie el centenar de metros que va desde el Hotel Excelsior hasta el Palacio del Cine del Lido de Venecia, lugar donde se celebra "la Mostra".

Se espera que a Madonna le acompañe su primogénita, Lourdes María, durante su estancia en Venecia, donde la cantante asistirá además a la entrega, el próximo viernes, del premio Gucci a las Mujeres del Cine.

El cartel de rostros populares que se prevé acudan a la Ciudad de los Canales lo integran también Al Pacino, Kate Winslet, Matt Damon, Gwyneth Paltrow, Keira Knightley y Colin Firth, entre otros, repartidos a lo largo de once intensas jornadas de presentaciones en las que, además de tiempo para ruedas de prensa, también habrá cabida para fiestas.

Entre esas celebraciones, una organizada por la edición italiana de la revista Vanity Fair para el próximo viernes en honor al cineasta canadiense David Cronenberg, quien compite este año por el León de Oro con "A Dangerous Method", trabajo en el que repite experiencia después de "Eastern Promises" (2007) con los actores Viggo Mortensen y Vincent Cassel.

Y el 6 de septiembre, llegará el turno a la gala benéfica organizada por UNICEF para recaudar fondos a favor de los niños hambrientos del Cuerno de África y en la que se especula con la participación del futbolista italiano Francesco Totti.

La idea de la organización del Festival de Venecia era que este año, coincidiendo con el 150 aniversario de la unificación de Italia, se hubiera podido estrenar el nuevo Palacio del Cine del Lido, pero el edificio sigue sin poder levantarse debido a la alta concentración de amianto encontrada en su subsuelo.

Finalmente se ha optado por restaurar la Sala Grande del Palacio del Cine actual (donde tienen lugar las proyecciones oficiales de las películas en la noche de su presentación) con colores y formas en sus paredes, pavimentos y butacas con reminiscencias de los años treinta y cuarenta del siglo pasado.

"Es una sala especial, amada muchísimo por el mundo del cine, en cuanto a que es uno de los puntos máximos de auto-representación y de contacto con el público, que, sin distinción entre platea y gradas, se compenetra al máximo con los protagonistas presentes en la sala", afirmaba hace unos días a los periodistas el presidente de la Bienal de Venecia, Paolo Baratta.

Miguel Cabanillas