El diario El Universo informó el martes que presentó una demanda judicial contra el juez Juan Paredes al que acusa de "falsedad ideológica" en una sentencia contra tres directivos y un ex editor del matutino en una querella por injurias presentada por el presidente Rafael Correa.

Dijo que la demanda fue presentada el lunes ante la Fiscalía Distrital de la provincia de Guayas, cuya capital es Guayaquil, la segunda ciudad del país donde se publica El Universo, matutino de circulación nacional.

No hubo de inmediato confirmación de la fiscalía sobre lo informado por el matutino.

En su edición del martes el diario dijo que a juicio de su abogado Joffre Campaña, el juez incurrió en delitos de "falsedad ideológica y prevaricato" al dictar su fallo contra El Universo, el 20 de julio que obliga a los querellados al pago de 40 millones de dólares en un juicio por injurias presentado por Correa.

Según el abogado del diario, es "físicamente imposible" que el juez, en menos de 24 horas, desde el cierre de la audiencia de juzgamiento hasta cuando emitió el fallo, haber leído 41 cuerpos del proceso, que constan de unas 5.000 hojas, haber redactado 156 páginas del fallo y finalmente haber leído esas 156 hojas a las partes.

El juez Paredes explicó tras su decisión que "la tecnología ahora ya no solamente permite tipear. Hay diferentes medios". No los detalló.

El presidente Correa, en una carta publicada por El Universo el martes, se negó a retirar la demanda en contra de ese medio, lo cual fue solicitado por los trabajadores y empleados jubilados de ese diario.

"Lamento los momentos difíciles que están pasando Uds. y sus familias, pero ¿soy yo el responsable de esta situación, o lo son aquellos que utilizaron el disfraz de prensa libre e independiente para ilegal e ilegítimamente desbordar todo su odio contra nuestra revolución?", aseveró el mandatario.

El problema entre Correa y El Universo inició tras la publicación el 6 de febrero de un artículo en el que el entonces jefe de opinión de El Universo, Emilio Palacio, acusaba a Correa, entre otras cosas, de "haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente".

Se refería al operativo del 30 de septiembre del año pasado que efectuaron militares para liberar a Correa luego de ser secuestrado y retenido por policías sublevados en un hospital de la institución en Quito, acción que el mandatario consideró un intento de golpe de Estado.