Un largo juicio federal contra una rama local de una pandilla multinacional conocida por su violencia y comercio de drogas terminó el martes con la condena de seis miembros por homicidio, crimen organizado y otros delitos.

Fiscales argumentaron que los siete acusados eran parte de la pandilla MS-13 que aterrorizó el Distrito Mission con una lucha territorial que costó la vida a rivales y transeúntes. Los pandilleros fueron condenados por extorsionar a vendedores de drogas, a fabricantes de documentos falsos de ciudadanía y otros.

El jurado condenó a Angel Noel Guevara, Moris Flores, Marvin Cárcamo, Jonathan Cruz Ramírez, Guillermo Herrera y Erick López.

López, Cruz y Herrera también fueron condenados por separado por homicidios ocurridos en el 2008. El jurado también estuvo de acuerdo en que muchos de los crímenes fueron cometidos para ganar acceso, mantener posición o subir en el rango de la pandilla.

Un acusado, Wálter Cruz Zavala, fue exonerado de todos los cargos.

La pandilla MS-13, o Mara Salvatrucha, se originó en El Salvador.

A los hombres se les abrió proceso en el 2008 junto con otros 16 que se declararon culpables de varios delitos relacionados con actividad ilegal de pandillas.

Dos hombres fueron sentenciados a 20 años de prisión por la muerte a puñaladas de un niño de 14 años en julio del 2008. Otros dos fueron acusados de un asesinato a puñaladas en el 2009 afuera de la estación Daly City del tren subterráneo.

Seis pandilleros más se declararon culpables y testificaron por el gobierno a cambio de sentencias reducidas. Serán sentenciados posteriormente.

Los seis pandilleros condenados el martes podrían enfrentar cadena perpetua cuando sean sentenciados el 30 de noviembre.