Un avión militar lituano chocó el martes en vuelo con un caza francés durante unas maniobras de entrenamiento de la OTAN y cayó en un pantano tras catapultarse ambos pilotos. dijeron las autoridades.

No hubo heridos graves en el accidente ocurrido cerca de la base aérea de Zokniai, en el norte de Lituania, sede de los aviones de la alianza que patrullan los países bálticos.

El Mirage francés resultó sólo "levemente dañado" y aterrizó si mayores dificultades en la base aérea, mientras que los pilotos lituanos lograron catapultarse de su L-39 Albatros tras la colisión ocurrida a las 10.30 locales (0730 GMT), según funcionarios de la OTAN.

"Los dos pilotos lituanos se alejaron de los restos del avión por su propio pie sin lesiones graves y son sometidos a revisiones médicas", dijo la alianza militar en un parte.

Los pilotos del L-39 de entrenamiento se catapultaron tras enfilarlo hacia una zona deshabitada para evitar víctimas en tierra, dijo a los periodistas el jefe de la defensa aérea lituana Arvydas Pocius. Se reincorporaron al servicio tras el examen médico, agregó Pocius, quien habló en la capital lituana, Vilna.

Su avión cayó en un bosque pantanoso cerca del lago Rekyva, a unos 5 kilómetros (3 millas) de la base aérea, dijo el ministro de Defensa Rasa Jukneviciene a la agencia noticiosa Baltic. No hubo informaciones de heridos en tierra.

Las fotos aéreas del lugar del accidente difundidas por el Ministerio de Defensa de Lituania mostraron restos del fuselaje en un cráter rodeado de árboles.

Las autoridades crearon una comisión para investigar las causas del accidente, ocurrido en un vuelo rutinario de entrenamiento, según pocius.

"Todas las incógnitas serán despejadas tras la recuperación de la caja negra del avión", agregó.

___

El periodista de The Associated Press Jamey Keaten en París contribuyó a este despacho.