Una jueza denegó el martes a una compañía que demanda a Britney Spears el acceso a la historia clínica de la cantante.

Spears está bajo tutela judicial debido a su conducta irracional en 2008. Su padre y los abogados controlan sus asuntos personales y financieros.

Debido a la tutela, no se le puede obligar a declarar en la demanda de la compañía Brand Sense, la cual alega que ayudó a negociar un contrato para Spears para promocionar un perfume pero quedó excluida de las ganancias.

Brand Sense quiso ver la historia clínica que demuestra que Spears no puede declarar. Pero la jueza Reva Goetz sentenció que Brand Sense Partners no tiene derecho a conocer esos documentos médicos.