El Banco de Italia advirtió que el plan de austeridad modificado por el gobierno no debe reducir los 45.500 millones de euros (65.900 millones de dólares) en nuevos impuestos y contracciones del gasto necesarias para satisfacer las demandas del Banco Central Europeo de un presupuesto equilibrado.

El primer ministro Silvio Berlusconi y sus aliados revisaron el lunes por la noche el propuesto plan de austeridad tras la indignación generalizada de la ciudadanía, y decidieron eliminar un impuesto especial a las personas de mayores ingresos y derogar la orden de que los pueblos pequeños consolidaran sus funciones y administraciones.

El nuevo plan intenta elevar la edad de la jubilación y reduce el número de legisladores, entre otras disposiciones.

El vicepresidente del Banco de Italia Ignazio Visco dijo el martes a varias comisiones del Parlamento que estera que la respuesta de los mercados ante la modificación del plan de austeridad "no sea demasiado punitiva" y agregó que el plan general "no puede ser reducido".