El alemán Tony Martin fue el más rápido el lunes en la prueba individual contrarreloj de la Vuelta a España, mientras que el británico Christopher Froome logró colocarse en el liderato general en este día caluroso del último clásico de la temporada.

Bradley Wiggins era favorito para llevarse la camiseta de líder luego de la prueba de velocidad, pero se quedó en tercer puesto detrás de Martin y Froome, su compañero en el Team Sky, que se coloca como líder general por arriba del danés Jakob Fuglsang por 12 segundos después de 10 etapas.

Martin pedaleó contra el viento y temperaturas de 32 grados Celsius (90 grados Fahrenheit) para completar la prueba de 47 kilómetros (29 millas) en 55 minutos, 54 segundos, para llegar a la Plaza Mayor de Salamanca con la victoria. Martin, que sigue a más de una hora de distancia de Froome, fue 59 segundos más rápido que el británico y 1:22 más veloz que Wiggins, quien regresa luego de romperse la clavícula en el Tour de Francia.

"No estaba esperando esto hoy. Salí para tener un día sólido y mantenerme en la competencia cerca de los líderes generales", dijo Froome, británico nacido en Kenia. "Simplemente tuve un día fantástico y de alguna manera terminé con la camiseta de líder. Es un sueño hecho realidad".

El italiano Vincenzo Nibali finalizó 15to, 31 segundos detrás de Froome en la general. El sueco Fredrik Kessiakoff iba 34 segundos atrás, en quinto lugar general adelante de Maxime Monfort de Bélgica, que estaba a 59 segundos.

Froome saltó del puesto 14to en la tabla general a la primera posición después de que el holandés Bauke Mollema entregó la posición y cayó al séptimo finalizando 25to en la contrarreloj, 3:09 detrás de Martin. Mollema está detrás de Froome por 1:07 en la general.

El español Joaquín Rodríguez empezó el día apenas un segundo atrás de Mollema pero también perdió tiempo y ahora está 3:23 detrás de Martin.