Los presidentes de Uruguay, José Mujica, y Argentina, Cristina Fernández, inauguraron el lunes la interconexión ferroviaria a través de una represa binacional.

Mujica esperó con un ramo de flores a Fernández en la estación ferroviaria de Salto, 500 kilómetros al oeste de Montevideo. La presidenta llegó procedente de la ciudad de Concordía en la provincia de Entre Ríos y retornó a Buenos Aires tras una breve reunión con Mujica.

Ambas ciudades están separadas por el compartido Río Uruguay donde funciona la represa binacional Salto Grande, que opera 14 turbinas y divide la generación eléctrica entre los dos países.

"Es un día de fiesta y compromiso. Vamos pasito a pasito. Este pasito de hoy entra en la literatura de mejorar la comunicación, los puntos de contacto, de multiplicar todos los lugares donde nos podamos encontrar", dijo Mujica, según informó la edición digital de El País.

Fernández destacó, sin embargo, que a su juicio el cruce que realizó en tren desde Argentina a Uruguay no significa "un pasito, sino un pasote".

El mandatario uruguayo señaló que "hace más de 30 años que teníamos esta vía abandonada. Hoy (la) vamos retomando lentamente, pero nos queda mucho por hacer. Todos tenemos brutal responsabilidad histórica. No podemos perder este partido, nunca hemos estado tan cerca", añadió.

La presidenta argentina añadió que "esto es un partido (de fútbol) en el que nosotros (los gobernantes) somos los directores técnicos, pero los que corren son miles de personas".

Con la llegada del tren argentino quedó inaugurada la interconexión ferroviaria entre ambos países, en momentos en que el gobierno de Mujica procura reestructurar los servicios estatales.

La Unión Ferroviaria teme que el gobierno busque privatizar los ferrocarriles, por lo que realiza un paro general de actividades.

El dirigente sindical Ricardo Cajiga aclaró el lunes que le huelga no iba a afectar la ceremonia en Salto, pero no descartó que pudiera perjudicar de algún modo la seguridad, como la revisión de las vías férreas, antes de la llegada de la comitiva de la mandataria argentina.

El dirigente también acusó al gobierno de "organizar la interconexión con Argentina sin dejarnos participar o informarnos sobre cómo será ese proceso".

Los servicios ferroviarios de Uruguay para el transporte de pasajeros fueron cancelados en 1987 por no ser redituables. El gobierno procura ahora restablecer los servicios, en particular los de carga, ante el aumento del transporte de granos y madera con un creciente perjuicio para el sistema por carreteras.

El proyecto de interconexión ferroviaria comenzará a concretarse para el público el 9 de setiembre con viajes diarios de 837 kilómetros entre la ciudad de Pilar en la provincia de Buenos Aires y Paso de los Toros en el departamento norteño de Tacuarembó, en Uruguay.