Un tribunal local revocó la medida de impedía la publicación del semanario sensacionalista 6to. Poder, opositor al gobierno, que fue sancionado la semana pasada por difundir un fotomontaje de las autoridades de los poderes públicos, informó el lunes el representante legal del medio.

Las autoridades judiciales no emitieron de momento comentarios sobre la decisión informada de momento por el representante del semanario.

Un juzgado capitalino acordó lunes levantar la medida que prohibía la edición, circulación y distribución del semanario indicó el abogado Pedro Aranguren, representante de la publicación.

Aranguren dijo a la AP, como parte de la decisión, se prohibió al medio "publicar información ofensiva" contra las autoridades del poder público nacional, y "ser ofensivo contra el género, es decir publicar cuestiones que denigran de la mujer".

Asimismo, el tribunal le ordenó retirar los ejemplares de la edición del sábado 20 de agosto en el que apareció un fotomontaje de las autoridades de los Poderes Públicos, y le prohibió hacer cualquier mención del caso en sus nuevas ediciones, precisó el abogado.

Aranguren defendió la actuación de 6to. Poder asegurando que "en ningún momento se ha ofendido".

La directora de 6to. Poder, Dinora Girón, fue detenida temporalmente el domingo 21 de agosto y dos días después obtuvo la libertad condicional.

Fue imputada por los delitos de "vilipendio a funcionario público", "instigación pública al odio" y "ofensa pública por razones de género", al permitir la publicación que comparó con empleadas de cabaret a varias mujeres que están a la cabeza de instituciones públicas que son percibidas como subordinadas al gobierno del presidente Hugo Chávez.

El editor y presidente del medio, Leocenis García, quien también fue imputado de los delitos de "vilipendio a funcionario público" e "instigación pública al odio", se le dictó orden de captura por el caso, pero no ha sido detenido y se considera que es un fugitivo de la justicia.

Aranguren expresó que los procesos contra Girón y García siguen su curso normal.

El abogado informó que tras el anuncio de la medida los periodistas del semanario comenzaron la elaboración de la nueva edición que esperan sacar en los próximos días.

Al ser consultado sobre si la acción que se emprendió contra el medio puede implicar cambios en la línea editorial, Aranguren dijo que respetarán las prohibiciones que impuso el tribunal, pero que seguirán "hablando por la calle del medio, como su eslogan, e informando sin ninguna mordaza a sus lectores, sin miedo alguno".

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó la semana pasada la prohibición de publicar y distribuir el semanario.

"Trabar la distribución de un medio de comunicación es un abuso de poder que cercena el derecho a la información de todos los venezolanos", expresó el presidente de la SIP Gonzalo Marroquín en un comunicado.