Dominique Strauss-Kahn, el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, regresó el lunes a la sede del organismo en Washington para despedirse de personal y reunirse brevemente con su sucesora.

La visita ocurrió cinco días después de que fiscales de Nueva York retiraron formalmente todos los cargos en su contra.

En un comunicado, el FMI dijo que la actual jefa de la institución, Christine Lagarde, se reunió con Strauss-Kahn antes de que éste se reuniera con el personal.

"Estas fueron reuniones privadas, realizadas a su solicitud", señaló el FMI en el comunicado. "No tenemos más comentarios para ofrecer", agregó.

Paulo Nogueira Batista, quien representa a Brasil en la junta ejecutiva de 24 miembros del FMI, describió como cálida la reunión con el personal, y añadió que cientos de personas llenaron el auditorio para escuchar a Strauss-Kahn.

"Fue una despedida cálida, muy emotiva", indicó Nogueira. Dijo que Strauss-Kahn recibió un prolongado aplauso cuando ingresó en el auditorio del FMI y después de concluir su discurso. La sesión estuvo cerrada a reporteros.

La institución global de préstamo envió el lunes temprano correos electrónicos al personal en las oficinas generales de Washington para anunciar la inminente visita de Strauss-Kahn. El correo decía que Strauss-Kahn quería despedirse.

Strauss-Kahn renunció al FMI a mediados de mayo para enfrentar cargos en Nueva York por intento de violación y contacto sexual criminal.

Después de que un juez de corte estatal de apelaciones rechazó designar a un fiscal especial, un juez de primera instancia desechó formalmente los cargos el miércoles. Un fiscal de distrito para Manhattan señaló que la fiscalía ya no consideraba creíble el testimonio de la camarera de hotel que acusó a Strauss-Kahn.