Al menos seis personas murieron hoy y decenas resultaron heridas por disparos de las fuerzas de seguridad en diferentes provincias sirias durante las protestas contra el régimen de Bachar al Asad, informaron hoy grupos opositores.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que cinco de las víctimas, entre ellas un niño, murieron en una operación conjunta militar y policial en la localidad de Sarmin, situada en la provincia de Idleb, fronteriza con el Líbano.

Además, la fuente aseguró que más de 60 personas resultaron heridas en esta localidad y varias casas han sido destruidas parcialmente después de que el ejército sirio descargase sobre ellas sus ametralladoras.

Según informó hoy la cadena de televisión catarí "Al Yazira", esta ofensiva se inicio después de que varios soldados sirios desertaran y rechazaran disparar contra los manifestantes en esta localidad.

El Observatorio indicó también que la sexta víctima murió en la localidad de Qara, situada en Rif Damasco (oeste), durante una redada de las fuerzas policiales y militares.

La misma fuente anunció también que las autoridades sirias han intensificado sus operaciones en las últimas horas en varias localidades de la provincia de Homs (centro) y han intervenido con "gran fuerza militar" en la localidad de Hit, donde realizaron detenciones y quemaron casas de algunas personas buscadas por la Policía.

En la localidad de Dael, situada en la provincia meridional de Deraa, las fuerzas sirias intervinieron en varias casas y detuvieron a cuatro personas pertenecientes a la misma familia.