La duodécima depresión tropical de la temporada de huracanes en la cuenca atlántica se formó hoy al sur del archipiélago africano de Cabo Verde y podría convertirse en tormenta, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EEUU.

El sistema tropical estaba localizado a las 09.00 GMT de hoy a 635 kilómetros al sur-suroeste del extremo sur de Cabo Verde con vientos máximos sostenidos de 55 kilómetros por hora.

Se pronostica un fortalecimiento durante las próximas 48 horas y la depresión tropical, que se desplaza en dirección oeste, podría convertirse más tarde hoy en tormenta, vaticinó el CNH, con sede en Miami.

Una depresión tropical se transforma en tormenta cuando sus vientos máximos sostenidos alcanzan los 63 kilómetros por hora.

El CNH informó de que la tormenta tropical José continúa su camino por aguas del norte del Atlántico y "se espera que pierda sus característica tropicales más tarde hoy".

José se encuentra a unos 830 kilómetros de Halifax (Canadá) y arrastra vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora.

No se ha emitido ningún aviso ni vigilancia de tormenta para zonas pobladas.

José se desplaza hacia el norte con una velocidad de rotación de 37 kilómetros por hora y "podría perder sus características tropicales más tarde hasta disiparse temprano mañana, martes", precisó el CNH.

Mientras tanto, la tormenta Irene se ha convertido en un fenómeno "post-tropical" y sus remanentes se desplazan hacia Quebec (Canadá) tras causar "amplias inundaciones en secciones del noreste de Estados Unidos", señaló el CNH.

Irene tocó tierra el pasado domingo en la ciudad de Nueva York como tormenta tropical y las autoridades de EE.UU. concentran hoy sus esfuerzos en las labores de asistencia y rescate.

La tormenta causó al menos una veintena de muertos a su paso por EE.UU., donde los estados más al noreste continúan en alerta por inundaciones.

Irene recorrió el Caribe y arrasó las Bahamas como un poderoso huracán de categoría 3.

Se mantuvo como un huracán de categoría 1, la mínima en la escala de intensidad Saffir-Simpson de un máximo de cinco, cuando se aproximó a Nueva York, pero perdió intensidad antes de llegar.

En lo que va de la temporada de huracanes en la cuenca atlántica, que comenzó el 1 de junio y finaliza el próximo 30 de noviembre, se han formado diez tormentas tropicales y un huracán, Irene, de categoría 3.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA, por su sigla en inglés) actualizó a inicios de este mes su pronóstico y vaticinó que se formarán más tormentas, entre 14 y 19, de las que entre siete y diez podrían transformarse en huracanes.

De esos, entre tres y cinco podrían ser de gran intensidad, con vientos superiores a los 178 kilómetros por hora.