El ministro de Ambiente Ricardo Giesecke dijo el lunes que no debe haber más muertes en Perú por conflictos sociales, al comentar un informe que reveló que 191 peruanos perdieron la vida en protestas durante el gobierno de Alan García (2006-2011).

La Oficina de Gestión de Conflictos Sociales de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) informó el domingo que en los cinco años de gobierno de García 191 personas fallecieron en conflictos sociales, de los cuales 153 fueron civiles y 38 policías y militares.

"Esto no puede darse nunca más. Deberíamos ponerle también a este asunto una lápida y voltear la página. No puede haber más muertes por conflictos", dijo Giesecke en entrevista con la televisora estatal TV Perú.

El ministro manifestó su convicción en que la política de diálogo propuesta por el gobierno del presidente Ollanta Humala será un mecanismo eficaz para evitar la violencia en las protestas sociales.

"Ni un solo muerto vale la resolución de un conflicto", subrayó Giesecke.

Distintos casos de conflictos sociales se suscitaron en Perú durante el anterior gobierno por la oposición de algunas poblaciones a las actividades extractivas de recursos naturales que consideraban perjudiciales para su comunidad.

La semana pasada el Congreso aprobó la ley de consulta previa, que obliga a consultar a las comunidades indígenas su opinión sobre estas actividades en sus territorios ancestrales.

Las cifras divulgadas por la PCM mostraron que hubo un incremento gradual en el número de fallecidos en conflictos sociales hasta 2009 durante la gestión de García.

Según el informe de la PCM, en 2006 se registraron 17 muertos, en 2007 hubo 28, en 2008 se produjeron 35 muertes y en 2009 casi se duplicó al ascender a 66 fallecidos. En 2010 unas 35 personas fallecieron en conflictos sociales y, en los cuatro primeros meses de 2011, murieron 10 personas.