El ministro de Finanzas Yoshihiko Noda fue elegido el lunes por el partido gobernante para ejercer el cargo de primer ministro en una segunda votación, lo cual lo convierte con toda certeza en el flamante heredero de una serie de desafíos de enormes proporciones, desde la masiva reconstrucción tras el desastre de marzo y el aumento del yen.

Noda, de 54 años, que es conocido como un conservador fiscal derrotó al ministro de Comercio Banri Kaieda en una segunda vuelta por 215-177 después que ninguno de los cinco candidatos iniciales logró obtener mayoría.

Noda fue elegido en una segunda vuelta después haber obtenido 102 en la primera ronda ante el ministro de Economía, Banri Kaieda, 143 votos, pero ninguno la mayoría necesaria entre los 395 votos.

El resultado dejó de lado al favorito del público, el ministro de Relaciones Exteriores, Seiji Maehara.

Los miembros del Partido Demócrata del Japón participaron en la segunda ronda después que los dos candidatos dieron breves discursos.

"Realicemos un trabajo intenso para beneficio del pueblo", destacó Noda después de la votación. "Este es mi deseo de todo corazón".

Noda, que será el sexto primer ministro japonés en cinco años, tendrá que enfrentar una creciente deuda nacional y poner fin a una crisis nuclear que ha dejado a 100.000 personas desplazadas.

El primer ministro Naoto Kan renunció después de 15 meses en el cargo en medio de críticas públicas sobre el manejo que su gobierno le dio a la catástrofe del tsunami y la subsiguiente crisis nuclear, además de la indignación por las luchas políticas internas.

En la votación del lunes los favoritos eran Maehara, que era el favorito de la opinión pública, y Kaieda, que cuenta con el respaldo de Ichiro Ozawa, un miembro del partido poderoso, pero salpicado por escándalos.

Se tenía la impresión de que iba a producirse una segunda vuelta entre Maehara y Kaieda, porque era improbable que alguien consiguiera los 200 votos necesarios para ganar en primera ronda. Es casi seguro que el ganador se convertirá en el próximo primer ministro del país debido a que el PDJ controla la poderosa cámara baja del parlamento.

Entre los otros candidatos estaban el ministro de Agricultura Michihiko Kano; y el ex ministro de Transporte Sumio Mabuchi.

Pocas diferencias notables surgieron entre los cinco candidatos durante un debate y conferencia de prensa conjunta el fin de semana, que estuvieron cargados de retórica, pero escasos en propuestas concretas. Todos ellos prometieron reactivar la aletargada economía japonesa y proporcionar más apoyo gubernamental a los esfuerzos de reconstrucción, mientras estuvieron de acuerdo en que era prematuro elevar el impuesto sobre las ventas del 5%.