El Parlamento reeligió el lunes al presidente Toomas Hendrik Ilves para un segundo periodo de cinco años como jefe de estado de Estonia, que celebra 20 años de independencia de la Unión Soviética.

Hendrik, de 57 años y educado en Estados Unidos, obtuvo 73 votos, en tanto que su contrincante Indrek Tarand recibió 25. De los sufragios emitidos el lunes, uno estaba en blanco y dos fueron anulados.

Ene Ergma, la presidenta del Parlamento de 101 bancas, leyó los resultados.

Estonia ingresó a la eurozona el 1 de enero y ahora cuenta con una de las economías más eficientes del bloque de 17 naciones.

Por primera vez un candidato presidencial logra la mayoría necesaria de dos tercios desde que Estonia proclamó su independencia en 1991. En anteriores procesos presidenciales, una comisión electoral decidió el resultado debido a que los legisladores no lograron elegir a un ganador.

Ilves era el gran favorito para el triunfo debido a que tenía el respaldo de los partidos del gobierno de centro-derecha, así como del opositor Partido Socialdemócrata, al que solía pertenecer.

Tarand, de 47 años, recibió el apoyo del Partido del Centro, opositor de izquierda, el cual goza de la simpatías de la considerable comunidad rusa de Estonia.