El uruguayo Andrés Silva cumplió con su cometido en el Mundial de atletismo: repetir en las semifinales de los 400 metros con vallas.

Silva cronometró el lunes 49 segundos y 48 centésimas en una serie que fue ganada por el puertorriqueño Javier Culson, medalla de plata en el Mundial de Berlín 2009.

El pase de Silva fue automático debido a que logró entrar como cuarto en la eliminatoria, al superar por tres centésimas al japonés Takayuki Kismimoto. A las semifinales avanzan los cuatro primeros en cada serie, además de los cuatro siguientes mejores tiempos.

"Las eliminatorias son como una final para nosotros", dijo Silva, quien también alcanzó esa etapa en Berlín.

Apeló a esa frase para demarcar la línea que divide a la primera línea de competidores en la prueba con respeto a los demás.

"Hay marcas muy importantes", indicó Silva al referirse a corredores como Culson, Félix Sánchez y Angelo Taylor. "Hay que correr lo más fuerte posible para clasificar a semifinales y hacer ahí lo más aceptable. Los otros van por el tiempo y lo consiguen. Tienen de todo para sostenerse y hacer esas marcas. Nosotros somos puro pulmón".

"Más que tiempos debemos buscar posiciones", añadió.

Este es el tercer Mundial que disputa Silva y afirmó que su norte es "seguir progresando".