El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) informó el martes que suspenderá temporalmente el proceso de deportación de una pareja de peruanos, quienes figuran como guardianes legales de una menor de edad enferma de leucemia y diabetes.

"Luego de examinar exhaustivamente los casos de los Jáuregui, ICE suspende por un año la deportación de la familia, que será examinada al término del período", dijo a la AP la portavoz de la agencia Virginia Kice.

La agencia tomó esta decisión por considerarla "apropiada", agregó Kice.

La agencia federal también suspenderá por un año la deportación de una de las cinco hijas de la pareja, Lili Jáuregui, de 27 años.

José Humberto, Hilda y Lili Jáuregui se encuentran en proceso de deportación después de que un abogado los estafó de varias maneras durante varios años, de acuerdo con su actual abogada Jessica Domínguez. Cuando intentaron resolver su situación legal con Domínguez, las autoridades dijeron que era demasiado tarde.

"Todavía no he hablado con ellos pero estoy feliz de que van a salir. Siento que como que me están regresando la vida. Cuando se los llevaron, se llevaron mi vida y mis ganas de vivir y ahora me las están regresando", dijo Joseline Jáuregui, de 17 años, quien es nieta biológica de José Humberto e Hilda Jáuregui, quienes la criaron desde que nació, el año pasado se convirtieron en sus guardianes legales y están en proceso de adoptarla.

"Vamos a celebrar dándole gracias a Dios, obviamente, y cuando lleguen los voy bañar con besos y abrazos", agregó.

A la adolescente le diagnosticaron diabetes hace seis años y leucemia hace cuatro. Desde entonces, recibió un transplante de médula ósea, estuvo hospitalizada por problemas del páncreas y hasta fue desahuciada, agregó la familia.

El ICE no quiso decir cuando liberará a la pareja y su hija, pero Domínguez dijo que sería el martes por la noche.

La decisión de la agencia migratoria ocurre un día después de que la AP reportara que la joven enferma estaba pidiendo a las autoridades de inmigración que hicieran una excepción, por razones humanitarias, y liberaran a sus guardianes para que la sigan cuidando.

Aunque la leucemia está en remisión, Joseline Jáuregui sostiene que aún necesita atención pues tiene diabetes, colesterol elevado y está en terapia hematológica.

La menor también padece depresión desde la detención de sus guardianes, con quienes ha vivido desde que nació, dijo la familia. Además está bajo tratamiento psicológico y psiquiátrico, agregó la abogada.

La madre de Joseline, Hilda Mills, dijo que quiere a la joven como a una hermana pero no puede cuidarla.

Los Jáuregui y su hija Lili, de 27 años, están bajo custodia del ICE desde julio, cuando fueron detenidos en su casa de Duarte, según Domínguez.

Al pedir la liberación de los detenidos, la familia destacó que ellos iniciaron su proceso de legalización hace unos 15 años, pero fueron mal representados por un abogado que trabajaba con notarios.

José Humberto Jáuregui está retirado e Hilda es ama de casa, de acuerdo con la familia. Lili Jáuregui estudia y tiene en sus antecedentes un delito menor que no sería problema en un posible proceso de residencia permanente, según la abogada.