Las últimas cifras de la economía de Estados Unidos no son precisamente las más positivas, pero tampoco señalan con toda claridad que estemos en una nueva recesión.

De acuerdo con los últimos datos del Departamento de Comercio de EE.UU., en el segundo trimestre de este año el producto interno bruto de la economía creció 1.1%, cifra que es inferior a la que se había proyectado inicialmente de 1.3%. Pero fue un crecimiento en todo caso.

Una recesión ocurre cuando el producto interno bruto (PIB) cae durante dos trimestres consecutivos tal como ocurrió en el último trimestre de 2008 y en el primero de 2009. En ese momento la economía cayó más de 7% en cada uno de esos dos trimestres.

Lo que vivimos ahora es una especie de anemia o lentitud económica, que es muy grave porque no hay generación de empleo y produce mucho sufrimiento, pero, técnicamente no estamos en recesión.

Sin embargo se ven algunas cosa positivas en la última información del Departamento de Comercio: En el segundo trimestre de este año aumentaron la inversión de las empresas y el consumo de las familias, dos claras señales de que se podría estar formando una recuperación aunque un poco lenta.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino