La estación Espacial Internacional (EEI) podría quedarse sin personal a bordo en noviembre, tras el accidente la semana pasada de un carguero no tripulado ruso Progress, que se estrelló tras un fallo en su cohete propulsor, informó hoy un portavoz de la NASA.

El problema es que las naves tripuladas Soyuz, con las que se hacen los cambios de tripulación usa unos cohetes muy similares, por lo que si no se resuelve el problema antes de esa fecha, los seis residentes habrán regresado en las dos Soyuz que están acopladas a modo de "salvavidas" en la EEI sin que hayan llegado sus relevos.