El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, reconoció hoy que prevé un crecimiento "modesto" del Producto Interior Bruto (PIB) en la zona euro.

Trichet explicó, durante una intervención ante la comisión de Economía y Asuntos Monetarios del Parlamento Europeo, que este crecimiento se debe a la fragilidad presupuestaria que vive "un gran número de países" dentro y fuera de la Unión Europea (UE) y a las "incertidumbres" que se derivan para los mercados.

El presidente del BCE se refirió en particular a la "férrea lucha" presupuestaria vivida en Estados Unidos en el último mes.

En la eurozona, "la inflación ha sido capaz de mantenerse en niveles moderados", destacó Trichet, quien indicó que "así se mantendrá durante el próximo mes".

Por otro lado, el presidente del BCE, que pasará el testigo al italiano Mario Draghi a partir del próximo 1 de noviembre, defendió la independencia de esa institución.

En este sentido, aclaró que "el BCE solo compra títulos del mercado secundario, nunca valores gubernamentales", en referencia a los bonos de deuda que ha adquirido este verano de España e Italia.

"No se puede usar la compra en mercado secundario para sortear el principio del respeto riguroso de la disciplina presupuestaria", señaló Trichet.

El presidente del BCE dijo que "toma nota" de los compromisos nacionales de "algunos países de la zona euro" y mostró su confianza en que "se respeten a rajatabla".

Por último, pidió que se concluya un acuerdo respecto al segundo rescate griego "para sanear y consolidar los mercados".