El jefe de la diplomacia argelina, Murad Medelci, se reunió ayer, domingo, por primera vez, con el presidente del Consejo Nacional de Transición libio (CNT), Mustafa Abdulyalil, informó hoy el portavoz argelino de Exteriores Amar Belani.

Belani subrayó que este encuentro, que se celebró en El Cairo al margen de los trabajos de la sesión extraordinaria de la Liga Árabe, se llevó a cabo por solicitud expresa del presidente del CNT.

"La reunión se centró en la evolución de los acontecimientos en Libia, los resultados de la última reunión del Consejo para la Paz y la Seguridad de la Unión Africana dedicado a Libia, así como en la necesidad de preservar la unidad del hermano pueblo libio y de acelerar el retorno de una paz duradera a través de una transición pacífica, inclusiva y democrática", dijo Belani en declaraciones recogidas por la agencia argelina APS.

Este es el primer encuentro de tan alto nivel entre representantes del CNT y el gobierno de Argel, que es el único vecino de Libia y país del norte de África que todavía no ha reconocido a la máxima autoridad rebelde como el único representante legítimo del pueblo libio.

El pasado marzo, las autoridades argelinas informaron de que habían abierto canales de comunicación con algunos representantes del consejo, pero nunca se había hablado hasta ahora de contactos directos.

Desde el comienzo del levantamiento popular en Libia, los dirigentes rebeldes han acusado a Argelia de apoyar al régimen libio del coronel Muamar al Gadafi de diferentes maneras, entre ellas permitiendo el paso de mercenarios africanos hacia Libia.

Recientemente, un dirigente militar rebelde declaró a la agencia de prensa egipcia MENA que un convoy en el que podría viajar Gadafi o alguno de sus hijos había cruzado a suelo argelino. Estas declaraciones fueron inmediatamente rechazadas por Belani, que ha insistido en varias ocasiones en que su país desempeña un papel "totalmente neutral".

Asimismo, Argelia ha subrayado en varias ocasiones que su país considera que el conflicto libio, que ha desembocado en la caída de Gadafi, es un "asunto interno".