Edén Pastora, el mítico "Comandante Cero", anunció hoy que acusará por delitos de lesa humanidad al cineasta sueco Peter Torbiörnsson, autor de un documental sobre un atentado contra la vida del exguerrillero.

Pastora sostuvo en rueda de prensa que Torbiörnsson y el supuesto autor material del atentado, el argentino Vital Roberto Gaguine, ya fallecido, son los "únicos" responsables de la detonación de una bomba durante una rueda de prensa en 1984, en el que murieron tres periodistas y otras 20 personas resultaron heridas.

El "Comandante Cero" también acusará a Luis Carrión, uno de los antiguos nueve "comandantes" de la revolución sandinista y viceministro del Interior en el primer régimen sandinista (1979-1990), de quien dijo conocía esa acción.

Pastora precisó que a Torbiörnsson lo acusará "por el delito de crimen de lesa humanidad contra hombres y mujeres inocentes" y a Carrión porque, al conocer del complot, debe responder ante "los tribunales nacionales e internacionales".

"Lo voy a acusar a él (Carrión) seriamente y a Torbiörnsson", indicó Pastora, sin precisar fecha.

El miércoles pasado Torbiörnsson (1941) estrenó en Managua el documental 'Último capítulo: Adiós Nicaragua', un testimonio audiovisual basado en el atentado en La Penca (1984) contra Pastora en campamentos de la "Contra", en el que descarta a la CIA como responsable de ese complot.

La cinta, dirigida por el periodista sueco, que sobrevivió a ese atentado, señala al exministro del Interior y actual embajador de Nicaragua en Perú, Tomás Borge, de ser el autor intelectual de ese atentado.

También al fallecido coronel cubano Andrés Barahona López, conocido con el seudónimo de Renán Montero y quien dirigía la Quinta Sección del Ministerio del Interior y al exjefe de la Seguridad del Estado Lenín Cerna, colaborador del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

Pastora, sin embargo, descartó que esos dirigentes sandinistas supieran del complot en La Penca e insistió que Torbiörnsson "actuó por la libre".

El atentado se registró el 30 de mayo de 1984, en la margen nicaragüense del río San Juan, que sirve de frontera entre este país y Costa Rica, cuando el entonces antisandinista Pastora, que dirigía una facción de la "Contra", comparecía ante la prensa en medio de la situación de guerra que se vivía en este país.

En ese atentado murieron los periodistas Linda Frazier (estadounidense), Jorge Quiroz y Evelio Sequeira (costarricenses) y resultaron heridos, además de Pastora, hoy reconciliado con Ortega, cinco rebeldes y casi una decena de informadores.

Según el "Comandante Cero", Torbiörnsson y Gaguine (que se hizo pasar por el periodista danés Per Anker Hansen) eran agentes internacionales "fieles, leales y voluntarios" de la sección de contrainteligencia del Ministerio del Interior que tenían la misión de asesinarlo en un campamento.

Afirmó que, al no conseguirlo, "por desesperación", decidieron detonar, sin permiso de los sandinistas, la bomba.

Sostuvo que Torbiörnsson era doble agente al servicio de la CIA (Central de Información de Estados Unidos), quien estudió sus movimientos tres meses antes del atentado y, según él, pagó al periodista sueco todos los gastos del documental para afectar a los sandinistas en la actual campaña electoral.

Torbiörnsson sostiene en el documental que fue un "tonto útil" de los sandinistas en los años ochenta y nunca supo que Gaguine, quien se hizo pasar por fotógrafo, detonaría la bomba.

En el filme, quienes confirman la versión del periodista sueco son Carrión, actual crítico de Ortega, y Jorge Masetti, un desertor cubano que participó con las tropas que tenía Cuba en Nicaragua al mando de Montero.

El testimonio audiovisual, que fue estrenado el año pasado en España, mereció el premio Giraldillo de Oro a la mejor película documental europea, en el Festival de Sevilla 2010.