Las autoridades ofrecieron el lunes a los comerciantes y licorerías comprarles, por cuenta del estado, medio millón de botellas que se estima contienen licor adulterado, cuya ingesta ha causado la muerte por intoxicación de 48 personas.

Con la medida, el gobierno espera retirar en una semana del mercado botellas con vino y otros licores autóctonos a fin de evitar nuevas intoxicaciones. Adicional, las autoridades han convocado a evitar el consumo de licor de dudosa procedencia, especialmente en fiestas populares.

El ministro de Salud, David Chiriboga, en rueda de prensa exhortó a los comerciantes que "se acerquen para entregar este tipo de licor y a cambio les entregaremos un vale de pago a través del cual se les cancelará 80 centavos por cada botella".

El gasto representaría un egreso de 400.000 dólares por cuenta del fisco.

Las autoridades esperan que los dueños de tiendas, licorerías y otros negocios de venta al público entreguen las botellas o envases de 14 marcas, entre las que están vinos como Tentador Durazno, Lima Limón Fiesta, Vino de Frutas San Roque Moscatel, Durazno Brandyla Light, Coktel de Durazno Z-Uno, entre otros, a fin de sacarlas del alcance del público.

El ministerio de Salud ha estimado que medio millón de botellas, correspondiente a la producción total de dos meses de 14 marcas de licor, están adulteradas con alcohol metílico, utilizado para procesos industriales.

Hasta ahora no se ha logrado determinar de qué manera se produjo esta adulteración masiva, que desde principios de julio causó la muerte de 48 personas que bebieron del licor adulterado, mientras que otras quedaron con ceguera permanente y otras lesiones, en distintas comunidades del interior del país.

Los licores adulterados eran elaborados por pequeñas fábricas de provincia, buena parte ubicadas en el centro andino del país. Algunas de ellas no contaban con los permisos sanitarios correspondientes.

Un comunicado del ministerio de Salud, señaló que los funcionarios encargados de comprar el licor adulterado "trabajarán 12 horas diarias desde el lunes 29 de agosto hasta el domingo 4 de septiembre de 2011 para receptar el licor adulterado con absoluta confidencialidad".

Añadió que "durante este periodo de gracia no habrá sanciones legales, pero una vez terminado el periodo se aplicará todo el peso de la ley, que estipula penas de hasta 5 años de cárcel por vender productos que atenten contra la vida de las personas".