La ciudad chilena de Calama paralizó el lunes todas sus actividades para exigir mayores recursos financieros a Codelco, la gigante estatal del cobre, cuya mayor división se encuentra en la misma región que esta ciudad del norte.

Esteban Velásquez, alcalde de la ciudad ubicada 1.575 kilómetros al norte de Santiago, dijo que le ha explicado al gobierno que "necesitamos recursos del cobre, permanentes, para Calama".

Agregó que "no se puede entender que una comuna como Calama, el distrito de minería más importante del mundo, reciba cero pesos de las utilidades del cobre".

Velásquez y otros 14 habitantes de la ciudad fueron detenidos momentáneamente por la policía cuando intentaban obstruir el camino que va de la ciudad a Chuquicamata, el mayor yacimiento de Codelco. Antes habían sido reprimidos con chorros de agua y gases lacrimógenos.

En la ciudad no funcionaban el transporte público ni las escuelas, la salud municipal sólo atendía urgencias, el comercio cerró y las autoridades locales llamaron a no realizar trámites.

La protesta concluyó con una marcha de unas 2.000 personas. Por la tarde se realizarán asambleas vecinales y para la noche se convocó a un "caceroleo".