Brasil anunció el lunes un aumento en el superávit primario del sector público de este año para blindar a la economía frente a la crisis financiera global.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, dijo que el superávit primario de este año será de 127.800 millones de reales, por encima de la previsión inicial de 117.800 millones (79.875 millones de dólares desde 73.625 millones) mediante una contención de incrementos de gastos en el presupuesto de 2011, aunque sin nuevos cortes en el presupuesto.

El superávit primario contempla el gobierno central y los gobiernos estatales y se refiere al excedente en caja antes del pago del servicio de la deuda pública.

"Ese aumento (del superávit primario) no se dará a expensas de cortes adicionales, se da para impedir un aumento de gastos corrientes y no compromete ningún programa social ni ningún programa prioritario", declaró Mantega en conferencia de prensa.

Recordó que el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff cortó 30.000 millones de dólares en el presupuesto de este año, por lo cual no serán necesarios nuevos cortes para aumentar el excedente primario.

El ministro dijo que el incremento en el superávit pretende abrir espacio para inversiones nuevas que impidan que la economía brasileña deje de crecer como consecuencia de la crisis internacional.

Al mismo tiempo, anticipó que podría propiciar una reducción futura en la tasa referencial de intereses Selic, actualmente de 12,5%.

"La situación económica de Estados Unidos, Europa y Japón se ha deteriorado, tenemos en el horizonte la posibilidad de una recesión en esos países y, por más que países emergentes como Brasil estén preparados para esa situación, no somos inmunes a las consecuencias de ese escenario", advirtió.

Ante ello, dijo Mantega, el aumento de inversiones que será facilitado por el mayor superávit permitirá activar la economía y evitar una desaceleración provocada por la falta de dinamismo en los mercados de los países industrializados, que han dejado de comprar productos de los países emergentes.

Mantega precisó que el gobierno deberá enviar al Congreso un proyecto de ley para modificar la ley de presupuesto de 2011 para modificar el superávit primario proyectado.

La economía brasileña creció 7,5% en 2010 y el gobierno prevé una reducción de esa expansión a entre 4% y 4,5% para 2011.