El banco Nordea AB, el más grande de la región nórdica, anunció el lunes que despedirá a 2.000 empleados en lo que resta de 2011 y 2012 debido a un aumento de costos por las nuevas normativas globales del sector.

El banco sueco indicó que ha emprendido negociaciones con los sindicatos en Suecia, Finlandia y Dinamarca para despedir entre 500 y 650 empleados en cada país. También dio inicio a conversaciones con los sindicatos en Noruega a fin de recortar entre 200 y 300 plazas.

Nordea, que emplea unas 34.000 personas en la región nórdica, señaló que pretende recortar la mayoría de los puestos de trabajo mediante movimiento de personal y acuerdos voluntarios.

El "incremento de los costos a causa de las nuevas normativas globales creará desafíos a todos los bancos", y los despidos forman parte del plan de Nordea para mantenerse entre los bancos importantes de Europa y alcanzar un nivel de rendimiento de capital de 15%, señaló el banco.

"Con la pronta aplicación de medidas para incrementar la rentabilidad, salvaguardamos nuestra calificación positiva, financiación competitiva y por ende nuestra capacidad para ofrecer productos y servicios a un precio correcto para nuestros clientes. La alternativa de esperar para actuar no es la opción", dijo el director general de Nordea, Christian Clausen, en un comunicado.

Los inversionistas celebraron la medida: las acciones de Nordea ganaron 1,4% y quedaron en 56,3 coronas (8,94 dólares) en la bolsa de valores de Estocolmo.

El presidente del Sindicato de Servicios Financieros de Dinamarca, Kent Peterson, censuró los próximos despidos y expresó temor de que otros bancos en la región sigan los pasos de Nordea debido a la competencia por lograr el mayor rendimiento de capital.

"Sorprende demasiado (el anuncio del recorte de personal) debido a que Nordea es uno de los pocos bancos que no fueron afectados por la crisis. Sólo puedo entenderlo como una consecuencia directa de la declaración de que el banco tiene como objetivo alcanzar un rendimiento de capital de 15%", dijo Peterson en un comunicado.

"Dirigir un banco tal vez no debería tratarse solamente de crear dividendos para los accionistas, sino de ofrecer a los clientes un servicio de buena calidad", agregó.

Se prevé para noviembre la conclusión de las negociaciones con los sindicatos, afirmó Nordea.