El periodista y ex editorialista Emilio Palacio informó el domingo que abandonó el país debido a que se siente perseguido y en peligro, semanas después de haber sido convicto por un tribunal que lo halló culpable de cometer injurias contra el presidente Rafael Correa.

En una carta divulgada el domingo por correo electrónico y fechada en Miami, Palacio expresó que en "los últimos días, la dictadura redobló de tal modo su persecución en mi contra que debí concluir que mi seguridad corre peligro", por lo que "el miércoles abandone, obligado, mi país".

Palacio enumeró varios hechos que sustentarían su decisión como la instauración de un nuevo juicio penal en su contra por calificar de "fascista" al canal estatal Ecuadortv y otras advertencias de funcionarios de gobierno de proceder de igual manera.

"Habría que ser ciego para no comprender que me quieren tras las rejas antes de la audiencia de segunda instancia para quebrarme, doblegar mi moral e imponerme que pida perdón", añadió la misiva.

El abogado del periodista, Jorge Alvear, dijo a la AP que contra Palacio no existía ninguna restricción para salir del país.

Indicó que Palacio "viajó a Estados Unidos para atender asuntos particulares y estando allá tomó la decisiónd de quedarse".

Según el abogado, "entiendo que fue con la visa de turista y allá tendrá que pedir un estatus adicional si planea quedarse más tiempo del que la visa le permite".

En julio, un tribunal de primera instancia sentenció a Palacio y tres directivos de diario El Universo a tres años de cárcel y el pago de 42 millones de dólares por considerarlos culpables de injurias contra el mandatario.

La demanda inició por un artículo del periodista en el que señaló, entre otras cosas, que Correa había ordenado "fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente" el 30 de septiembre del 2010.

Ese día el mandatario ecuatoriano permaneció secuestrado durante horas por policías en un hospital de esa institución de donde debió ser rescatado en un operativo militar, en un evento que Correa calificó como un intento de derrocarlo.

La sentencia contra el diario y Palacio se encuentra en proceso de apelación y una audiencia de segunda instancia está programada para el 13 de septiembre.

Correa rechazó en la víspera una petición de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (AEDEP) de desechar la demanda contra el rotativo, por considerar "absurdo" que "debamos tolerar las mentiras" de los medios y defendió su derecho a la honra pese a ser funcionario público.

Los empleados El Universo publicaron el domingo una carta en la que hacen notar a Correa que "el desacuerdo producido entre usted y nuestra empresa por las opiniones vertidas por un ex columnista... pone en peligro nuestro trabajo", por lo que pidieron deponer la acción penal.