La ONU confirmó que 9 de sus empleados murieron en el atentado suicida contra su sede de Abuya del pasado viernes en el que fallecieron en total 18 personas, informó hoy el periódico independiente ThisDay.

Según la fuente, la directora local de la ONU en Nigeria, Agatha Lawson, afirmó que además de los 9 muertos, docenas de trabajadores del organismo resultaron heridos y están hospitalizados, mientras que se sigue analizando la situación para asegurar que todos los afectados reciben el mejor tratamiento médico y apoyo.

Lawson indicó asimismo que el resto de las víctimas mortales eran visitantes que se encontraban en el edificio en el momento de la explosión o guardas de seguridad, y advirtió que es posible que el número de fallecidos aumente cuando se reciba más información de los hospitales y de los trabajadores de la ONU y sus familias.

"Los muertos y heridos que ha dejado el ataque son un duro golpe a la familia de las Naciones Unidas y a los socios locales. Hemos perdido a gente motivada, brillante y desinteresada que trabajaba solo por el bien de Nigeria y del mundo", agregó.

La directora local aseguró también que el ataque no desalentará a la ONU para continuar con sus actividades en Nigeria.

Al menos 18 personas murieron el pasado viernes en un atentado suicida que devastó parte de la sede de la ONU en la capital de Nigeria, Abuya, en un ataque que se atribuyó el grupo radical islámico Boko Haram, que intenta imponer la ley Sharia en Nigeria y que en los últimos meses ha llevado a cabo varios ataques.

Con alrededor de 150 millones de habitantes, que se integran en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de África, sufre múltiples tensiones por profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales entre sus comunidades.