Los rebeldes libios rechazaron el domingo una oferta de Moamar Gadafi para negociar y aseguraron haber capturado la población de Bin Jawwad en el este del país, obligando a combatientes leales al régimen a huir tras varios días de combates.

Los combatientes de la oposición han amenazado con avanzar por la carretera costera hacia Sirte, la ciudad natal de Gadafi, si los líderes tribales allí no se rinden pacíficamente. Las batallas en el este ocurren en un momento en que los rebeldes han consolidado su control sobre la capital, Trípoli, unos 560 kilómetros (350 millas) al oeste de Bin Jawwad.

Mohamed al-Rajali, un vocero de los rebeldes en la frente oriental, dijo que capturaron Bin Jawwad a las 10 de la noche del sábado y desplegaron fuerzas dentro de la ciudad tras días de combates. Agregó que las fuerzas de Gadafi huyeron hacia el oeste y probablemente se reunirán con las fuerzas del régimen en Sirte, sede de la tribu de Gadafi y su último bastión de apoyo.

La oposición ha amenazado con atacar la ciudad, que ha sido blanco de fuertes ataques aéreos de la OTAN, si los líderes rebeldes no se rinden pacíficamente.

Con Gadafi aún escondido, su vocero Musa Ibrahim llamó a The Associated Press el sábado para decir que Gadafi sigue en Libia y que está ofreciendo que su hijo, al-Saadi, encabece negociaciones con los rebeldes sobre la formación de un gobierno de transición. Gadafi se había referido hasta ahora a los rebeldes como "matones" y "ratas".

Ibrahim dijo que vio a Gadafi el viernes en Libia pero no quiso dar más detalles.

Mahmud Shammam, el ministro de Información del consejo de transición de los rebeldes, rechazó la oferta.

"Quisiera decir muy claramente: no lo reconocemos. Los vemos como criminales. Los vamos a arrestar muy pronto", dijo en una conferencia de prensa. "Hablar de negociaciones es un sueño de lo que queda de la dictadura", agregó.

Mientras tanto, surgieron más indicios de matanzas arbitrarias de detenidos y civiles a manos de fuerzas libias a tiempo que los rebeldes incursionaron en Trípoli esta semana. Unos 50 cuerpos carbonizados fueron hallados en una cárcel improvisada cerca de una base militar que era operada por la Brigada Khamis, una unidad élite al comando del hijo de Gadafi, Khamis.

Mabruk Abdulá dijo a The Associated Press que sobrevivió a una masacre perpetrada por fuerzas leales a Gadafi que abrieron fuego en contra de aproximadamente 130 civiles detenidos.

Abdulá, quien se encontraba en el lugar el domingo, dijo que un guardia le informó a él y a otros prisioneros que serían liberados el martes, pero en lugar de eso lanzó granadas y disparó en contra de los detenidos en un hangar.

___

El periodista de The Associated Press Rami al-Shaheibi en Bengasi contribuyó a este despacho.