El ministro francés de Economía, François Baroin, reconoció que aún existen "puntos esenciales" por determinar respecto al impuesto a las transacciones financieras o tasa Tobin, que quieren aplicar Francia y Alemania, pero espera que la propuesta esté preparada para la reunión del G20 el próximo noviembre.

En una entrevista publicada hoy por el "Journal de Dimanche (JDD), Baroin explicó que ambos países aún no tiene una "posición fijada definitivamente" sobre puntos como si será la Comisión Europea (CE) o los Estados quienes reciban los ingresos que genere o sobre el porcentaje de tasa que se aplicará.

París y Berlín esperan trasladar una "posición precisa" a Bruselas el próximo septiembre, agregó el ministro.

La iniciativa de gravar las transacciones financieras fue puesta encima de la mesa por el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y por la canciller alemana, Angela Merkel, en la reunión bilateral que mantuvieron este mes de agosto.

Dicho impuesto, ideado en 1972 por el economista estadounidense James Tobin, consiste en gravar levemente los flujos de capital para disuadir a los especuladores y generar nuevos ingresos públicos.

Francia y Alemania confían en obtener "resultados con ocasión del G20", que reunirá a los jefes de Estado y de Gobierno de ese grupo de países desarrollados y emergentes en Cannes los próximos días 3 y 4 de noviembre.