Por primera vez, esta ciudad durmió.

Las normalmente transitadas calles se vaciaron y los trenes subterráneos se detuvieron mientras la ciudad de Nueva York se preparaba para los embates del huracán Irene, que amenazaba con paralizar Wall Street y causar a la Gran Manzana sus daños por tormenta más serios desde la década de 1980.

Las autoridades de la ciudad advirtieron que si Irene mantiene su rumbo, podría lanzar ráfagas de hasta 137 kilómetros por hora (85 millas por hora) durante la noche y romper ventanas de rascacielos. Asimismo, existe una remota posibilidad que una creciente tormenta en la parte del Bajo Manhattan lance grandes cantidades de agua de mar a los fosos subterráneos en que se encuentran los cables y las tuberías de la ciudad, provocando apagones para miles de personas y afectando seriamente la capital financiera del país.

El alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, emitió la primera orden obligatoria de evacuación en la historia de Nueva York. Más de 370.000 personas recibieron la orden de abandonar a más tardar a las 5:00 de la tarde del sábado las zonas bajas en los límites de la ciudad, particularmente en los vecindarios del Bajo Manhattan, Brooklyn y Queens.

Para la noche del sábado, Bloomberg informó que las tormentas asociadas con el huracán Irene ya habían llegado a Nueva York y ya no era seguro estar a la intemperie.

"El tiempo para las evacuaciones terminó. Todos deben estar bajo techo y permanecer en el interior", afirmó.

Muchos neoyorquinos parecieron tomar en serio su advertencia al abandonar las calles y apiñarse bajo techo. Algunos incluso planearon reuniones para pasar el huracán y organizaron fiestas.

La totalidad del servicio de trenes subterráneos fue suspendido debido al peligro de inundaciones en los túneles. Es la primera vez que el sistema de pasajeros más grande del país es cerrado debido a un fenómeno natural. Fueron colocados sacos de arena y lonas al interior o alrededor de las radículas de respiración del tren subterráneo.

La gente comenzó a desplazarse continuamente a un albergue instalado en una escuela secundaria en la sección del Parque Slope en Brooklyn. Algunas personas llevaban su ropa en bolsas para la basura mientras que otras empujaban carros de supermercado con sus pertenencias.

En Times Square, las tiendas colocaron planchas de madera en sus ventanas, colocaron sacos de arena en las puertas de entrada y el actor callejero conocido como el Vaquero Desnudo, quien suele pararse en una esquina sólo con ropa interior y una guitarra, en esta ocasión llevaba un chaleco salvavidas puesto.

Las obras de construcción fueron detenidas en toda la ciudad y los trabajadores del edificio donde estará el nuevo Centro de Comercio Mundial desmantelaron una grúa y aseguraron el equipo.

El alcalde dijo que la tormenta no tendrá efecto en la apertura del monumento del 11 de septiembre, al cumplirse el 10mo aniversario de los atentados terroristas contra las torres del Centro de Comercio Mundial.

___

Los periodistas de The Associated Press Amy Westfeldt, Verena Dobnik, Tom Hays, Meghan Barr, David B. Caruso, Colleen Long y Deepti Hajela en Nueva York contribuyeron con este despacho.

___

Samantha Gross tiene una cuenta en Twitter: http://www.twitter.com/samanthagross