Extremistas musulmanes liberaron el domingo a dos comerciantes que habían secuestrado luego de mantenerlos cautivos durante una semana en la selva y después de que fue pagado el rescate, informó la policía en el sur de Filipinas.

Las autoridades indicaron que hombres armados de la milicia musulmana del Abu Sayyaf liberaron a los dos hombres en la población montañosa de Patikul, en la provincia sureña de Sulu, cerca del lugar donde los extremistas mataron a siete marineros en un enfrentamiento con ellos el 28 de julio. Dos de los marinos fueron decapitados, lo que llevó a una nueva represión militar contra el pequeño pero salvaje grupo extremista local ligado a la red terrorista al-Qaida.

La policía informó que los familiares pagaron 2.400 dólares (100.000 pesos filipinos) para garantizar la liberación de los comerciantes filipinos. Ellos fueron secuestrados el 21 de agosto cuando regresaban a sus casas después de vender ropa en un campamento de los marinos.

El Abu Sayyaf aún tienen en su poder a dos estadounidenses de origen filipino, a una partera filipina, a un indio, un malasio y un japonés convertido al Islam.